“Esta novela puede afectar seriamente su percepción pesimista de la realidad. Provoca carcajadas y ganas de más. Sus personajes son como los hijos: cuanto más tropiezan más se les quiere. Cuidado con sus corazones: les pueden entrar ganas irrefrenables de enamorarse y de vivir”.

SINOPSIS:

La inexplicable desaparición del gentleman Atticus Craftsman en el corazón de las tinieblas de la España profunda parece estar relacionada con las malas artes de cinco mujeres desesperadas, las empleadas de la revista Librarte, capaces de cualquier cosa con tal de conservar su trabajo. El inspector Manchego será el encargado de desenredar una trama en la que la comedia romántica se mezcla con el drama más tierno, la intriga policíaca desemboca en el mayor hallazgo literario de todos los tiempos, lo difícil se vuelve fácil y los problemas se ahogan en un mar de lágrimas… de risa. Todo esto para terminar descubriendo, qué cosas, que el amor lo explica todo.

OPINIÓN:

Cuando un libro, antes de abrirlo, ya te prevé de cierto sentimiento post-lectura como lo hace este – con el párrafo que abre esta reseña –, las expectativas son muy altas, y por tanto, el libro debe ser muy bueno para poder alcanzarlas. Sin duda, La felicidad es un té contigo, cumple con todas las expectativas, al menos las mías. 

Es una novela ágil, amena y fácil de leer, que consigue que te partas de risa a la vez que mueras de ternura. La historia gira en torno a las cinco mujeres que trabajan en la Revista Librarte que quieren evitar por cualquier medio que Atticus Craftsman, el hijo del dueño, que llega a Madrid desde Inglaterra para cerrar la revista, lo consiga, puesto que ellas se quedarían sin trabajo. Las cinco mujeres utilizan todas sus armas para persuadir a este peculiar inglés que acaba desapareciendo del mapa, sin dar señales de vida ni siquiera a sus propios padres. La autora consigue mantener enganchado al lector a medida que avanza la historia, dejando pinceladas de ese humor inglés tan característico, también del ‘humor’ andaluz, que se entremezclan dando lugar a escenas muy divertidas que consiguen hacer sonreír al lector. Todo aderezado con esa pizca de misterio que mantiene el alma en vilo pero que queda perfectamente definido al final de la novela. La felicidad es un té contigo, encaja dentro del grupo de novelas de comedia romántica, con su trama amorosa siempre presente, pero cuya finalidad es más trabajada por la autora hacia la parcela del entretenimiento.

Mamen Sánchez ha tenido en esta novela la difícil tarea de atar todos los hilos que quedan sueltos a lo largo de la historia donde profundiza en la vida de las cinco chicas que trabajan en Librarte y por lo tanto, al llegar al final las cinco vidas deben quedar perfectamente perfiladas, algo que a mi parecer, se consigue, porque cuando acabas la novela no te queda la sensación de que falta algo, sino que el sentido de la historia ha sido captado y queda claro cuál es el final y en qué ha quedado cada personaje.

Otra de las cosas que me han llamado mucho la atención es el título del libro y su relación con la historia. No contaré nada, pero puedo decir que lo que a priori parece un título llamativo, para una novela de contenido amoroso, al final resulta ser una parte muy característica de la trama, que a mí por lo menos me ha sorprendido bastante y me ha parecido una baza muy ingeniosa con la que la autora ha jugado para ponerle nombre a su libro.


LA AUTORA:


Mamen Sánchez, es licenciada en Ciencias de la Información  por la Universidad Complutense de Madrid. Ha cursado los estudios en las Universidades de La Sorbona, Londres y Oxford. En la actualidad es directora adjunta de la revista Hola.


Además de La felicidad es un té contigo, que fue publicada en 2013, Mamen tiene 6 obras más publicadas, que son: Juego de damas, El gran truco, Agua de limonero, La estrella de siete puntas, Gafas de sol para días de lluvia y su última y exitosa novela Se prohíbe mantener afectos desmedidos en la puerta de la pensión. 
0

¡Nos vamos de boda!

7 de octubre de 2014

En el post de hoy hablamos de bodas y celebraciones. Y es que hay infinidad de maneras de preparar y organizar una boda, siempre con cariño y mucha ilusión. Este año he acudido a dos bodas y en ellas he encontrado muchos pequeños detalles que me han llamado la atención y que ahora quiero compartir como inspiración.
9

La necesidad de querer

30 de septiembre de 2014

Hoy he comenzado un interesantísimo curso sobre blogs - el Blogging ABC de Anna Díez y Jackie Rueda - con el que espero dar un nuevo aire a mi blog que espero que os guste. Esta noche he decidido escribir sobre una reflexión que hace poco me hizo cambiar de alguna manera la visión con la que me enfrentaba a la vida. Ya hablaré más adelante de esa inspiración que me llega - supongo que no solo a mi - cuando me paro a escribir por la noche, que también me parece un tema muy interesante, pero de momento con este post comienzo a "hacer mis deberes" del curso, que con una sola clase ya me ha motivado para volver a escribir :)

Hace poco, después de pasar por un mal momento en mi vida, una sabia  mujer, en su intento por ayudarme a sentirme mejor, me explico una de sus “teorías de vida”. Las llamo así porque son ese tipo de pensamientos, sensaciones o maneras de vivir que cada uno, individualmente, tiene y que le ayudan a superar los tragos amargos que la vida nos pone en el camino. Cada cual tiene sus propias “teorías de vida” que aplica según las va necesitando y que le ayudan a sentirse mejor. No tienen por qué coincidir con las de los demás e incluso puede que las hayamos inventado nosotros mismos. También pueden, sin embargo, ser ese tipo de vivencias o creencias que todo el mundo conoce y que aplica según las va necesitando.

Pues bien, aquel día en el que yo no encontraba la luz y en el que sentía que toda mi ‘planificación’ de vida se iba al garete porque no podía tener lo que yo quería, esa sabia mujer me explicó que debía de pararme a pensar y sopesar qué era lo que quería y si realmente eso que yo pensaba que quería con todas mis fuerzas era lo que de verdad necesitaba. Y tenía toda la razón. Porque, ¿cómo darnos cuenta de si lo que a priori queremos es lo que de verdad necesitamos? ¿Cómo podemos diferenciar entre lo que puede ser un simple arrebato momentáneo que nos lleva a querer algo, y lo que de verdad necesitamos para poder seguir adelante en nuestra vida?

Aquella “teoría de vida” en la que debemos intentar diferenciar entre lo que queremos y lo que realmente necesitamos, me hizo reflexionar mucho. Porque no sabemos hasta qué punto lo que queremos es realmente lo que nos va a hacer felices. No sabemos si ese ‘querer’ se va a acabar. Y la única manera que tenemos de saber si de verdad necesitamos eso que tanto parece que queremos, es sentirlo con el corazón. Es pararse a buscar en lo más profundo de ti si de verdad ese algo es tan importante como para que luches hasta el final. Lo idóneo sería que lo que queremos coincidiera con lo que necesitamos, pero no siempre es así; muchas veces nos movemos por impulsos de querer algo que más tarde nos damos cuenta de que no necesitamos de verdad.

Debemos buscar la manera de querer lo que necesitamos. De enfocar nuestro esfuerzo hacia cosas que de verdad necesitemos, hacia nuestros objetivos sinceros, los que están en el fondo del corazón. Aquellos que necesitamos – realmente – conseguir, aquellos que nos dejen la sensación de orgullo aunque fracasemos en el intento.

Y recordad, no siempre lo que queremos coincide con lo que realmente necesitamos. Solo tenemos que pararnos a escuchar a nuestro corazón, a esa parte no racional de nosotros que nos hace felices y luchar por conseguir que lo que queremos también sea lo que necesitamos. 


0

Reseña: No sin Lola

10 de agosto de 2014

No sin Lola es la primera novela de la escritora Eva Martínez. Se puede adquirir en formato digital porque aún no está disponible en papel, deseo de su autora.

El libro cuenta la historia de Lola, una abogada de Barcelona, que está comprometida con Sergio, el que parece el hombre perfecto. Sin embargo, Lola tiene una historia del pasado que arreglar, historia que vuelve al primer plano de su vida cuando Aitor, un amigo de la adolescencia del que ella estaba enamorada, aparece de nuevo. Lola tendrá que elegir entre lo que considera “lo mejor” que para ella es estar con Sergio o disipar de una vez por todas las dudas que le produce la vuelta de Aitor.

Al principio, con las primeras páginas y capítulos, el libro no consiguió atraparme del todo. La historia no me convencía, el estilo de la escritora tampoco demasiado (aunque he de decir que conforme iba avanzando me iba gustando cada vez más) y creía que mis impresiones sobre él iban a ser negativas. Sin embargo, conmigo ocurrió al revés y cuando terminé, cambiaron mis sensaciones. A mí personalmente me gustan los libros que te trasmiten sensaciones, que te hacen meterte en la novela como si fueras partícipe de ella. Y No sin Lola, para bien o para mal me hizo ir cambiando de opinión conforme avanzaba, algo que me parece muy destacable porque son muchos los libros que podemos leer, que nos pueden gustar o no, pero que nos dejan igual de indiferentes. Y lo mejor de No sin Lola es que consigue que empatices con los personajes, que te caigan bien o mal, que te enfades con ellos, que compartas su opinión o estés totalmente en contra. Por ejemplo, al principio Sergio me caía genial y Aitor fatal. Después, sentí rabia por el comportamiento de Lola y no conseguía entenderla. Al final, logré entender a Lola, ponerme “en su piel” y descubrí por qué actuaba de cada manera. Incluso me acabó cayendo bien Aitor, aunque siguiera prefiriendo a Sergio.

El estilo de la autora me da la impresión de que está sin pulir; me falta algo al leerla, sin embargo, me parece que supo llevar la historia por un buen camino pues, aunque desde el principio del libro se puede dar por hecho que Lola terminará con Aitor, siempre quedaba la duda del qué pasaría con la vida que ella tenía planeada, con Sergio, con su boda… y, por lo tanto, la historia de incertidumbre te invita a seguir leyendo para conocer el final, y engancha. Me gusta el enfoque desde el que la autora, a través del personaje de Lola, va encuadrando la trama y avanzando. Si tuviera que ponerle una nota, sería un 7 sobre 10.

Quiero dar las gracias también a 'elclubdelaslectoras' por haber organizado esta lectura conjunta y a Eva Martínez, que nos facilitó su libro para poder disfrutar de él y luego compartir nuestras experiencias. 
2

Gente buena

30 de julio de 2014

Hace tiempo leí un artículo (bueno más bien ví, porque eran fotos) que me ha hecho reflexionar. Se trataba de 33 fotografías que demostraban que aún queda gente buena en el mundo y que aunque creamos que no, aún hay gente que se preocupa por los demás.


Hace tiempo que pienso que la gente buena está en peligro de extinción. Después de conocer casos como  los de  políticos de turno, que utilizan los recursos públicos para obtener beneficios personales - lo he dicho bonito pero todos sabemos a lo que me estoy refiriendo -, después de darnos cuenta del daño que está haciendo la crisis a la educación, a la globalidad, a la solidaridad…queda demostrado que las personas somos cada vez más individualistas y que miramos mucho más por nuestros propios intereses antes que por los de cualquier otro, “no vaya a ser” que perdamos algo (aún más) de lo poco que tenemos. Es triste. Es triste, pero es real.

Pienso que esto es algo sobre lo que debemos trabajar. Porque los españoles nos hemos convertido en personas individualistas, que solo miramos por nosotros mismos, provocado en gran medida por la situación social y económica que nos ha tocado vivir. Y no es justo. No es justo porque hemos perdido esa esencia, esa humanidad que nos caracteriza. Se nos ha olvidado cómo se dan las gracias, cómo se pide por favor. Se nos ha olvidado ayudar a un amigo que lo está pasando mal o echar una moneda a una persona que pide por la calle. Ha desaparecido de nuestro pensamiento la intención solidaria que todos antes teníamos. Y es algo muy triste. Y muy peligroso.

Tenemos que intentar recuperar de nuevo ese espíritu que nos caracterizó durante tanto tiempo, esas ganas de ayudar a los demás, de ayudarnos entre todos, de compartir con los demás lo que tenemos, por poco que sea, de sentir de nuevo que somos una sociedad unida y que los problemas los podemos solucionar entre todos. Porque es algo que nos afecta a todos. Porque hoy no ayudamos a los demás, pero cuando seamos nosotros mismos los que necesitamos ayuda desearemos que alguien lo haga.  Porque agradeceremos que alguien lo haga. Hagámoslo nosotros también. 

Aquí os dejo el link del artículo: Estas 33 fotos demuestran que la tierra está llena de buenas personas



Es difícil para mí describir una saga como esta. Entraría en tantos detalles, tantas cosas que me han marcado y que me parecen reseñables…pero no quiero fastidiar el libro a nadie que no lo haya leído aún, por lo que mejor, no haré spoilers.
“Hay libros que te hacen viajar a mundos paralelos, que despiertan tu imaginación y te hacen olvidar por un ratito la vida real para transportarte a otra, con otros personajes y otras vivencias, que te hacen feliz. La sonrisa de las mujeres ha conseguido poner en mí una inmensa sonrisa, me ha regalado grandes enseñanzas que sin duda pondré en práctica, me ha enseñado a ser un poquito mejor persona y un poquito más feliz. Gracias Nicolas Barreau por escribir este libro, y gracias por hacerme sonreír”.

Esto fue lo que escribí en Instagram sobre el libro uno de los días en los que estaba a punto de acabarlo. Los libros que dejan buenas sensaciones siempre son bien recibidos, y éste de Nicolas Barreau, bien merece una entrada en el blog.


El argumento de la novela es sencillo: chico conoce a chica y concentra todo su esfuerzo en conseguirla. Aurélie Bredin, la protagonista, encuentra un día por casualidad en una librería a la que nunca había tenido el gusto de entrar un libro que le hace sonreír en uno de los momentos más complicados de su vida. Quiere agradecerle al autor, Robert Miller, que haya escrito ese libro que tanto la ha inspirado, pero se topa con el editor, André Chabains, que está profundamente enamorado de ella (aunque ella aún no lo sabe), lo que le deparará increíbles sorpresas. La novela tiene exactamente 259 páginas en las que cuenta la historia de Aurélie y André. 259 páginas en las que el autor alterna capítulos en los que describe la escena desde los ojos de Aurélie con otros en los que lo hace a través de André. Dos puntos de vista diferentes para una misma historia que le dan ese toque especial a la novela. Comienza siendo muy entretenido, enganchando totalmente al lector, que aunque puede predecir el desenlace, queda atrapado entre las páginas y siente la necesidad de continuar leyendo. El final, aunque de predecible, termina siendo sorprendente puesto que el autor da una vuelta muy bonita al argumento que permite acabar de leer con una gran sonrisa en los labios.

A pesar de su entramado sencillo, el libro deja pinceladas de optimismo que te hacen pensar y replantearte muchas cosas. Por una parte, los amantes de la lectura y de la escritura encontrarán una novela ambientada en una editorial, con una trama que gira en torno a un libro. Con los entresijos de los escritores y editores, de su trabajo y del público que lee sus libros. Por otro lado, encontramos ciertas frases o reflexiones que, por lo menos a mí, me hicieron pensar y me sacaron una sonrisa. Antes de abrir el libro, puedes leer un lema que reza: ‘Este libro te hará feliz’ y no engaña. Si sabes sacarle jugo puedes encontrar grandes reflexiones dentro de él.

Yo dejo aquí algunas de las citas que más me han gustado del libro, y sobre las que pienso que es muy aconsejable reflexionar:


  1. -         “Cuando te sientas infeliz o intranquila, haz algo que te haga feliz”
  2. -         “Apunta todo lo que te haga reflexionar y te enseñe a crecer”
  3. -       “La felicidad da a veces curiosos rodeos”
  4. -       “Las ideas no vienen de ninguna parte, aparecen, de repente, en la cabeza”
  5. -   “Los escritores impresionistas van por el mundo con los ojos bien abiertos y captan situaciones, ambientes y pequeñas escenas. Como si cogieran cerezas de los árboles. Su talento consiste en encontrar historias”
  6. -       “A veces basta con alejarse un par de pasos de un problema para verlo todo mejor”
  7. -    “Las grandes catástrofes siempre van precedidas de un presagio. Pero muchas veces no se le presta atención”
  8. -         “A veces hay que darle un empujoncito a la suerte en la dirección correcta”
Estas frases han sido extraídas del libro de manera literal, y pienso que son un regalo del autor para que aprendamos a valorar lo que tenemos y a darle importancia a las cosas que de verdad importan. Sublime.

Nicolas Baurreau, el autor, como bien se describe en su biografía del libro, es francés y le encanta escribir, la cocina y los restaurantes como bien refleja en su novela. Es tímido y reservado,  y como al protagonista de su historia no le gusta aparecer en público. No lo encontrarás ni en Twitter ni en Facebook y no abundan sus referencias en Internet.
Ha publicado tres libros más aparte de La sonrisa de las mujeres (http://lasonrisadelasmujeres.com/), que son Me encontrarás en el fin del mundo, Atardecer en París y La mujer de mi vida.

Un libro imprescindible para los amantes de la lectura, tierno y agradable, fácil y rápido de leer que te encantará. 
0

Abran paso, llega el Mundial

12 de junio de 2014

Cuatro años. Cuatro años desde que España se proclamara flamante campeona del mundo. 

Cuatro años desde que al escudo de la selección se le añadiera la estrella encima. Cuatro años, pasados, que hoy vuelven a hacerse un hueco en el presente. Vuelve el fútbol, vuelve la fiesta más grande: llega el Mundial. Se acabaron los partidos de cada domingo, se acabó ver a tu equipo cada fin de semana. Todos los países se unen este verano para apoyar a sus respectivas selecciones. Da igual cual sea tu equipo, de que parte vengas o dónde haya jugado durante el año cada jugador. El Mundial une países, une aficiones. Todos a una por un sueño común: ser campeones del mundo. Nada menos. Se acabaron las rivalidades, llega la fiesta del fútbol más grande del mundo. Que se aparten las Ligas y las Champions que llega el Mundial.


El Mundial es diferente. El Mundial atrae. El Mundial hace que gente que no sabe de fútbol se siente delante de la televisión a ver los partidos de su selección y animen como el que más. Hay que ver el fútbol, te guste o no te guste. Es el Mundial y hay que ver el fútbol. Todo el mundo va a verlo, da incluso igual el partido. Los hay que verán solo a su selección y disfrutarán con ella; los hay también que verán todos los partidos sean cuales sean los equipos que jueguen. Es la magia del fútbol. Es su grandeza que se expande por todos los continentes y que refleja su máximo exponente en el Mundial. Ese Mundial que une a todos. Ese Mundial de las ilusiones, de los sueños, de las esperanzas. Ese Mundial para olvidar lo que hay detrás. Ese Mundial que nos separa un poco de la vida real para transportarnos hasta – este año – Brasil, para que podamos soñar. Para que disfrutemos del fútbol junto a los que lo llevamos haciendo todo el año, y con los que se unen para esta gran cita. Todos los países, todos los ciudadanos se visten de gala para homenajear al fútbol mundial. Para emocionarse. Para disfrutar.

Brasil. La sede del Mundial 2014 será Brasil. Un país de contrastes. Un país que se engalana para recibir la fiesta del fútbol y ser el mejor anfitrión. Un país que no siempre utiliza las mejores formas para conseguirlo. Un país sumido en una fuerte crisis – como la que asola también a tantos otros países – pero que utiliza sus recursos en el campeonato del mundo. Sus ciudadanos, descontentos protestan. Las autoridades los reprenden. La fiesta además de luces, también tiene sombras.

Maracaná. Maracaná se engalana también a la espera de la final el día 13 de julio. Uno de los estadios más espectaculares del mundo que se convertirá en la sede de uno de los partidos más importantes del mundo. La FINAL. Brasil, que quiere ser campeona en su territorio; o España, que quiere reconquistar el mundo. Argentina que quiere hacerse con un nuevo lugar en la historia; o Alemania que quiere mandar también en el mundo.

Miles de sueños, de ilusiones, de esperanzas, de emociones…miles de corazones latiendo en todo el mundo a toda velocidad gracias a un deporte que une pasiones: el fútbol. Gracias al mejor fútbol del mundo, que se cita este verano de 2014 en Brasil.


¡A disfrutar!
Lo primero que pensé cuando terminé de leer la saga de ‘Canciones para Paula’ hace alrededor de un año fue: “De esto tienen que hacer una película”. Y mira, cosas del destino, hoy escribo esto porque van a hacer algo mejor, una serie. Y digo algo mejor porque con una serie podremos disfrutar durante más tiempo de esta fantástica historia.

Tanto dentro como fuera de los libros a esta historia la ha rodeado siempre algo especial. Primero porque su autor, Blue Jeans, publicó los primeros capítulos de la novela, por  primera vez,  en Internet para comprobar la reacción del público. Y los resultados fueron sorprendentes: todo el mundo tenía críticas positivas hacia el libro, y los primeros fans cada vez pedía más y más. Más de 50.000 seguidoras consiguió el autor sevillano en Internet, lo que propició que la editorial Everest lanzara la novela en papel. Y de nuevo gran éxito. Tras Canciones para Paula, llegó la segunda parte, ¿Sabes que te quiero?, y la tercera Cállame con un beso, los tres con una gran acogida por parte del público. Ahora, Mediaset ha anunciado que se hace con los derechos de la novela para hacer una miniserie, algo muy esperado por los seguidores de la saga que deseaban verla en pantalla. 


Una de las bazas que más ha utilizado Blue Jeans para atraer a sus seguidores (en su mayoría chicas adolescentes) han sido las redes sociales. En ellas, sobre todo Facebook y Twitter, el autor sevillano publica diariamente las novedades acerca de sus libros e interactúa  gustosamente con sus seguidores, algo que éstos le agradecen en forma de colas inmensas en sus firmas de libros, regalos, fotos, etc.

Canciones para Paula  está escrito de una manera alegre y amena, bastante fácil de leer. A pesar de ser libros de gran extensión, no se hacen pesados y consiguen enganchar al lector para que no abandone la lectura a medio. Cada capítulo queda enlazado con otro posterior por lo que da al conjunto de la novela una enorme intriga que te obliga a seguir leyendo hasta conocer el desenlace. La novela, enmarcada dentro del género de literatura juvenil, ha calado entre los adolescentes españoles, llevando a Blue Jeans hasta la cima literaria de nuestro país.  La historia de las Sugus, cinco amigas inseparables que comienzan a aprender cosas sobre el amor, las dificultades de la vida... La historia de Paula y Ángel, protagonistas sobre los cuales gira todo el entramado de la novela; Los problemas de la diferencia de edad, el poder del amor, mucha música, pero también mentiras, enfados y miedo… Todo ello recogido en tres libros de más de 600 páginas que hacen soñar, que te invitan a formar parte de la historia como si estuvieras dentro de ella.

Francisco de Paula, conocido cariñosamente como Blue Jeans, es sevillano y periodista. Saltó a la fama en el mundo editorial tras la publicación de su novela Canciones para Paula en Internet. Después del éxito cosechado con su primera saga, siguió escribiendo y triunfando: escribió una segunda trilogía, cuyo primer libro es  ¡Buenos días, princesa!, el segundo No sonrías que me enamoro, y el tercero ¿Puedo soñar contigo?  De esta segunda saga también ha recibido grandes elogios, e incluso el grupo Atresmedia ha firmado un contrato con el escritor para filmar la película de El club de los incomprendidos.

Hoy hace 6 años que Francisco de Paula publicó por primera vez parte de la novela en Internet y, por eso, me ha parecido el momento idóneo para recomendar el libro.

¡Felicidades!  
Queremos llegar a todo, a todas las citas, a las reuniones, a las entregas de trabajos… solemos decir que nos faltan horas a lo largo del día. Nos faltan horas para terminar de hacer todo lo que nos falta, todo lo que tenemos preparado o todo lo que nos han mandado. Y con todo el revuelo del día a día nos olvidamos de disfrutar.
Las prisas de la mañana, llamadas, correos, visitas y reuniones. No tienes tiempo para nada. Pero caminando por la calle te cruzas con el escaparate de una librería. Y entras. Miras la portada de cientos de libros, decides que es hora de llevar a casa un nuevo compañero. Los miras, los abres, pasas sus páginas, te inunda su inconfundible olor. Encuentras el libro perfecto, el que ahora te apetecería leer. Lo compras y te lo llevas a casa para leerlo antes de dormir.
Dejamos atrás un año que ha tenido de todo; momentos muy buenos y otros que no lo han sido tanto. A mí, pensando sinceramente en cómo hacer una valoración sobre él, solo me sale dar las gracias. Y es que dicen, que es de bien nacidos ser agradecidos. Tengo que agradecer a la vida, a mi familia, a mis amigos y a la gente que ha estado conmigo durante estos intensos doce meses. 


Ha sido un año complicado, pero diría que satisfactorio. Cuando miro atrás y pienso en todo lo que ha sucedido creo que puedo estar satisfecha. Satisfecha porque el esfuerzo se ha convertido en una de las principales bazas con las que he jugado durante este tiempo. He logrado varios de mis grandes objetivos en este año. He disfrutado de mi carrera, de mis prácticas y de la Universidad más que nunca. He aprendido muchísimo. Y es con lo que me quedo, al fin y al cabo. He intentado retener todo lo que me enseñaban, me he propuesto conseguirlo y así ha sido. He aprendido infinidad de cosas que desconocía, pero sobre todo he disfrutado con ello. No puede haber mayor satisfacción que hacer aquello que te gusta, lo tengo cada día más claro. He aprendido de todas las personas que han ido entrando - o saliendo - de mi vida, de las que, en su mayoría, mi recuerdo es positivo. Me han enseñado tantas cosas que no soy consciente de ello. Sin embargo, no todo fue un camino de rosas como parece. Me he chocado de bruces con la realidad en infinidad de ocasiones; he llorado de desesperación, de agobio, de miedo… pero todo ello me ha empujado a madurar. Me ha obligado a luchar. Para ir labrando nuestro camino hay que trabajar por conseguir nuestras metas, y es lo que yo he procurado hacer durante los 365 días del año que nos deja. 


He llorado de risa y de tristeza. Creo que una de mis mayores virtudes – o eso suele decir mi madre - es que siempre sonrío.  Es muy fácil mejorar mi estado de ánimo porque cualquier tontería me hace reír y la sonrisa ya no se vuelve a marchar de mi cara. En muchos casos ellos han conseguido poner esa sonrisa en mi cara: mis amigos. Con ellos he compartido mis mejores momentos de este año, y doy gracias cada día por tenerlos a mi lado. Esos amigos a los que llamas para cualquier tontería y sabes que van a estar ahí. Esos amigos a los que pides un favor y a los dos minutos están tocando el timbre de tu casa. Esos amigos que con solo una mirada, saben si estás bien o mal. Esos a los que no cambiaría por nada del mundo. Esos amigos con los que compartes los momentos más importantes de tu vida. Esos amigos que lo son desde hace tantos años que ya ni puedo contarlos y que se han convertido en parte de mi familia. Gracias. Además de ellos, están esos otros amigos que este año ha permitido que entren en mi vida, con los que he vivido grandes momentos, muy  intensos, de profundos nervios; con los que he llorado y he reído también. Con los que he compartido mi pasión. El fútbol es maravilloso y lo es por la gente que pone en tu camino. Gracias.

Y de mi familia…no sé ni que decir. Ha sido un año nefasto, en el que los problemas nos han inundado por todos los rincones, y que no ha terminado tampoco precisamente bien. Sin embargo, siento que todas esas adversidades nos han hecho más fuertes, nos han unido y ahora somos uno. Somos una familia y tanto para lo bueno como para lo malo, estamos juntos. Es una de las mejores cosas que me deja este año. Saber que pese a todo, son ellos los que permanecen a mi lado. Gracias.
Intento recordar todas las cosas importantes de este año, pero me es imposible. A pesar de que ha sido duro, tan difícil como lo esperaba, me siento bien y siento que he cumplido con las expectativas. Ahora sé quién quiero ser, y sé (creo) como conseguirlo. Puedo sentirme orgullosa de como soy y de hacer lo que hago. Y eso me hace feliz. 

Esta es mi historia del 2013. Un año que me ha marcado, porque me ha hecho madurar y me ha enseñado cuál es mi camino y como he de luchar para conseguir mis objetivos. Y ahora entra el 2014 pisando fuerte. Entra lleno de energía, lleno de fuerza, de ganas y de optimismo. Llega para que los que dejan atrás un mal año tengan la oportunidad de volver a empezar desde cero. Llega para que los que están satisfechos puedan superarse un año más. Llega para que todos afrontemos nuestra vida con la ilusión renovada. 

Mis deseos para este nuevo año son sencillos. No pido grandes cosas, me he dado cuenta de que no las necesito. Como una vez alguien dijo por ahí, la felicidad está en las pequeñas cosas. Para el 2014 deseo que el esfuerzo tenga su recompensa. Que la gente que lo está pasando mal encuentre por fin una manera de revertir su situación.  Que el nuevo año le traiga fuerzas para luchar por lo que quiere. Que no se hundan, que puedan ser felices.



Para el 2014 deseo que el trabajo de sus frutos. Que todos los que trabajan sin descanso para conseguir algo, vean que sí se puede. Y, como no, que los que no tienen trabajo lo encuentren pronto. Que podamos dejar de apretarnos el cinturón y que nos den un respiro. Que sigamos aguantando, con fuerzas, que no decaiga el ánimo. Que podamos luchar.

Por último, y creo que no pido tanto, deseo que la gente a la que quiero sea feliz. Que el nuevo año traiga grandes momentos, que nos haga reír, que nos haga disfrutar, que nos enseñe cosas nuevas, que nos permita seguir aprendiendo. Que aprovechemos cada minuto de cada día, de cada semana y de cada mes de este nuevo año. 

Feliz año 2014 a todos, en especial a los que habéis dedicado estos valiosos minutos de vuestra vida a leer lo que se le pasa por la cabeza a esta loca cuando acaba el año. 

Ana.