Queremos llegar a todo, a todas las citas, a las reuniones, a las entregas de trabajos… solemos decir que nos faltan horas a lo largo del día. Nos faltan horas para terminar de hacer todo lo que nos falta, todo lo que tenemos preparado o todo lo que nos han mandado. Y con todo el revuelo del día a día nos olvidamos de disfrutar.